Evel Kniebel y el conejo pepito






temerario y motorizado, nunca imaginó que su última suerte vendría de manos de un conejo paranóico que sólo quería un protector que combinara con sus ojos.